Rosa Mª Silgado

Viaje Interior

ROSA Mª SILGADO

“Para mí ha sido la guía que estaba buscando, necesitaba alguien que me enseñara las herramientas, que me orientara en el camino que quería emprender. Yoga

Escocia 2013

El tiempo que he vivido en el extranjero ha sido como un retiro espiritual, el cual me abrió camino a muchísimas experiencias. Los azares del destino, me hicieron llegar a una casa de meditación de amor. Fue como un oasis después de la dureza del clima y carácter de las personas allí.

Echaba de menos mi sol de Andalucía, la alegría de mi tierra y de su gente… Estaba triste hasta que decidí mudarme de casa. Mi anfitriona en este nuevo hogar era una escritora inglesa dedicada por completo a una vida espiritual, que decidió cambiarse el nombre hace años. Ella es Sol y fue la mejor de las señales para quedarme en su casa, donde aprendí muchas cosas .Ella fue la que me animó a introducir el yoga a mi vida de una forma más importante. ¡Gracias a ella desde aquí!

Tras unas breves vacaciones en España coincidí con Rocío Mazario, la que se convertiría meses después en una gran amiga. La vida me la puso horas antes de partir a Edimburgo y me comentó que había hecho la formación de Yoga en Huelva. Es ahí la primera vez que escuché  el nombre de Carlos Serratacó…y me quedé bien con la copla. ¡Gracias también a Rocío!.

Desde que regresé a Escocia ya sólo tenía eso en mi mente: sabía que tenía que volver a España. Y como todas las cosas que se sienten desde el corazón, pasó de un día a otro. Me avisaron para un trabajo en Huelva un sábado y el martes estaba ya trabajando allí.

A la semana me presenté en el Albergue y me enamoró. Me encantó el sitio; sabía que iba por buen camino. Había mucha gente en clase pero yo sólo veía a Carlos mi profe, ya que tenía que centrarme en algo pues estaba bastante aturdida con tantos cambios.

Las primeras clases fueron muy impactantes para mí. Salía con un nudo en la garganta y llorosa; me sentía rígida, muy endurecida por lo vivido en mi pasado. Poco a poco, fui conectando con mi interior y descubriendo a mis compañeros y, a la vez, a mí misma a través de ellos. Son un claro espejo en el que me miro, pudiendo descubrir con su reflejo partes de mí que no imaginaba. Así que además de aportarme la formación un crecimiento personal, una primera guía para este modo de vida al que ya pertenezco, me ha aportado un gran amor por ellos y hacia mí.”


Rosa Mª Silgado