Lo lleno y lo vacío en la meditación

LO-VACIO

Lo lleno y lo vacío en la meditación

“Todo el cuerpo debe ser transparente y vacío. Dejar que el interior y el exterior se fundan y devengan uno” Antiguo maestro taoísta

Llenos de ocupaciones. Llenos de preocupaciones. Llenos de rapidez. Llenos sin tiempo. Llenas las horas. Llena la tripa. Llenos de lo insustancial. Llenos de quejas. Llenos hasta la glotonería.
Acostumbrados a habitar únicamente el espacio mental, este se llena con rapidez. Así  lleno todo da más seguridad. Se llena para huir del vacío. Se llena buscando sin limites. Se llena porque nos han enseñado a llenarlo.
Una vez el trastero de nuestra mente se encuentra lleno, ¿cómo puedo vaciarlo?
Pues si se encuentra hasta los topes surgen todo tipo de enfermedades.
Sin espacio interno no corre el aire, no llega el olor del jazmín, lo caduco se apodera de mí, pienso que es algo nuevo añadir algo más al trastero pero en realidad es terreno ya arado y marchito.
Cuando meditamos y aprendemos a observar lo que somos en esa innumerable lista alocada de pensamientos, al inicio, esos vectores sin orden, esas emociones adheridas nos damos cuenta como corremos detrás de todos ellos y nos vamos acostumbrando a nuestra soledad y nuestro vacío. Sin miedos.
Buda decía: “Simplemente respira”.  Un maestro taoísta añadía: “Doma tu caballo”.
Si mi atención va a mi respiración y con ello fijo al observador. Si profundizo en mi respiración, y lo alocado se va vaciando. Si tanto ruido mental va menguando, y va surgiendo el silencio interno. Si dialogo con mi cuerpo y con mi respiración. Si aprendo a estar centrado. Si aprendo habitarme, a vivirme, a sentirme.
Ya estoy vaciando el trastero. Ya voy transformando lo caduco. Ya empiezo a oler a jazmín.
Así aprendo a estar vacío, a profundizar, en retirar las capas, en fluir como un río.
En el silencio soy. Si me lleno me vacío. Y así estoy, respirando mi vida. Y ya vacío estoy abierto a ti, a la vida y al cielo, a la tierra y a las flores.
 
 
 
 
Etiquetas:
, ,
Carlos Serratacó
yogaymeditacion@gmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario